Se encuentra en

La revista Encuentros de Parcesa habla de accesibilidad y DIGA


paginadelarevistaencuentros kdb

La revista Encuentros, publicada por Parcesa, ha recogido en las páginas de su número de un reportaje sobre la accesibilidad y sobre el Distintivo Indicador del Grado de Accesibilidad (DIGA). La publicación fue presentada en la feria funeraria Funergal y sus 2500 ejemplares se distribuirán en los centros de Parcesa y entre sus colaboradores.

Con el título La accesibilidad sale a la calle, el texto dice así:

Hasta que nace DIGA, Distintivo Indicador del Grado de Accesibilidad, la accesibilidad la limitábamos al ámbito de las personas con discapacidad. Nada más lejos de la realidad, cualquier persona en algún momento de su vida puede necesitar que los espacios y los servicios sean accesibles. Además puede que tampoco sea necesario que dichas adaptaciones sean totales, es decir, podemos necesitar solo que la entrada sea accesible o bien que se disponga de un cuarto de baño adaptado, pero lo que sí necesitamos es saber qué sitios son accesibles y en qué grado para, a tenor de nuestras necesidades, poder elegir.

Esto hoy es posible gracias al Registro Público de sitios Certificados con DIGA: www.guiadiga.org. Cuando se habla de accesibilidad se tiende a pensar en una silla de ruedas y en una rampa. Pero lo cierto es que es mucho más. Convertir en accesible un servicio y/o un inmueble es facilitar la entrada y la recepción del servicio a cualquier persona sea cual sea su edad o condición física o psíquica. Un baño adaptado y un bucle magnético, carteles con contraste alto... son adaptaciones que no solo no incomodan a quienes no las necesitan, sino que alcanzan o alcanzarán a toda la sociedad, ya que todos, antes o después, nos beneficiamos de ellas.

La accesibilidad es comprendida por la Fundación Shangri-La como la condición que permite que un espacio o servicio sea usable por todos en condiciones de confortabilidad y seguridad, respetando y valorando las diferencias de las personas.

“El mundo está prácticamente construido”, pero gracias al Sistema DIGA, la accesibilidad puede estar presente en todos los establecimientos y servicios, reflejando el grado o nivel de accesibilidad con el que cuenta cada sitio. Habrá espacios que no puedan ser accesibles al 100% por su ubicación o tipo de construcción, pero muchas personas con necesidades especiales podrán hacer uso de ellos, sabiendo de antemano con qué grado de accesibilidad cuentan.

Con este espíritu nace el Distintivo Indicador del Grado de Accesibilidad (DIGA), creado por la Fundación Shangri-La, mediante el cual se evalúa y certifica el grado de accesibilidad de todos los elementos que constituyen el conjunto de estructuras físicas, funcionales y virtuales, otorgando entre una y cinco estrellas a las instalaciones certificadas. Los servicios certificados pasan a formar parte de la Guía DIGA, difundiéndose así a millones de usuarios.

Comparte esta noticia:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  compartir en Google Plus


Artículos relacionados: